tellmegen logo

¿Cómo influyen mis genes en la enfermedad de Crohn?

BLOG TELLMEGEN

La enfermedad de Crohn es una enfermedad inflamatoria crónica y autoinmune que se manifiesta principalmente en el tracto gastrointestinal en toda su extensión. Aunque no se conoce la causa principal de esta enfermedad, se sabe que hay una predisposición genética a desarrollar una alteración a nivel inmunológico que puede desencadenar en la enfermedad de Crohn.

Enfermedad de Crohn

Diversos factores aumentan el riesgo de padecer la enfermedad de Crohn, como son factores inmunológicos, microbiológicos, ambientales y genéticos. Actualmente se sabe que el factor más importante es el genético. Con un test genético se puede conocer la susceptibilidad individual determinada genéticamente a padecer la enfermedad de Crohn.

Conocer el historial familiar es el primer paso para poder diagnosticar esta enfermedad. Sus síntomas se pueden confundir con otras enfermedades, por ello un buen diagnóstico es esencial para poder tratar la enfermedad de Crohn. Se sabe que contar con un familiar de primer grado con enfermedad de Crohn incrementa 10 veces el riesgo de padecerla.

Muchas veces puede ser que no se conozca el historial familiar o que no se tengan datos concretos. En estos casos es importante realizar un test genético a la persona sospechosa de padecer la enfermedad o a toda la familia para tener la información completa. Con los resultados de un test de ADN se puede conocer la predisposición genética a padecer la enfermedad de Crohn y puede ayudar a que el especialista haga un diagnóstico más preciso.

La enfermedad de Crohn forma parte de las llamadas enfermedades inflamatorias intestinales junto con la colitis ulcerosa. Se presenta con mayor frecuencia en la parte final del intestino delgado y en el comienzo del colon. Los síntomas son heterogéneos, lo que hace que cada paciente tenga que ser tratado de manera individual.

Los síntomas más comunes son el dolor abdominal, diarrea prolongada, pérdida de peso, fisuras y úlceras. También se presentan con frecuencia síntomas sistémicos como malestar general, anorexia o fiebre. La enfermedad de Crohn tiene etapas de actividad (brotes) e inactividad (remisión).

Las personas afectadas por la enfermedad de Crohn, en general, tiene buena calidad de vida entre los brotes, pudiendo realizar vida normal. Sin embargo, esta enfermedad puede aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de colon. Por ello, es importante el diagnóstico precoz para hacer seguimiento endoscópico anual cada 10 años.

La enfermedad de Crohn no tiene cura hoy en día, pero se puede tratar para hacer más llevaderos los brotes. Hay tratamientos farmacológicos basados en la alteración del sistema inmunológico. Sin embargo, hay tratamientos que ayudan a reducir los síntomas de la enfermedad, así como mejorar el prognóstico. Éstos son los cambios en el estilo de vida, dejar el tabaco en los fumadores, una alimentación sana, mantener una correcta hidratación y practicar regularmente deporte.

Si los resultados de un test genético indican que una persona tiene una mayor susceptibilidad genética a padecer la enfermedad de Crohn, puede influir en los factores ambientales que ayudan a desarrollarla. A pesar de que no haya una cura definitiva, cambiando algunos hábitos junto con los fármacos se puede llevar una vida normal con una calidad de vida favorable.

CYBER MONDAY

Las mejores ofertas de 2021

Usa nuestros cupones descuento ¡Solo hasta el 30 de noviembre!

CYBER MONDAY

Usa nuestros cupones descuento

¡Solo hasta el 30 de noviembre!

¡COMPRAR AHORA!