tellmegen logo

Dependencia a la nicotina y dificultad para dejar el tabaco

BLOG TELLMEGEN

Se estima que 15 millones de españoles adultos fuman, el 34,4% de la población mayor de 16 años asegura que fuma. De ellos, entre el 60 y 70% son adictos a la nicotina. El acto de fumar implica una triple dependencia: a la nicotina, psicológica y social. Por todos los factores que acompañan a este fenómeno resulta tan difícil abandonar este hábito nada saludable para la persona fumadora y para los que están a su alrededor.

Además, hay evidencias acerca del papel de algunos genes en la adicción a la nicotina. Si una persona se hace un test genético y los resultados indican que hay una mayor predisposición genética a ser dependiente de la nicotina, puede influir en los factores ambientales para evitar caer en la tentación de empezar a fumar.

El tabaco es responsable de aproximadamente 56.000 muertes anuales en España, un 30% por cáncer, un 20% por enfermedades cardiovasculares y el 80% por enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). El tabaco no afecta únicamente a los pulmones, sino que tiene consecuencias negativas para todas las células que componen nuestro cuerpo.

Dependencia a la nicotina

Al inhalar el humo del tabaco, las partículas de alquitrán asociadas transportan la nicotina a los pulmones, desde donde pasa a la sangre para posteriormente llegar al cerebro. En este proceso, se libera dopamina. Cuando se sobreexcita a las neuronas por la nicotina, la secreción de dopamina se limita. A largo plazo, las neuronas adaptan su metabolismo, necesitando mayor cantidad de nicotina para producir el mismo efecto inicial. Por ello, se crea adicción a la nicotina porque cada vez el cuerpo necesita más.

La capacidad adictiva de la nicotina supera cinco veces a la de la cocaína, pero está demostrado que la dependencia psicológica es más fuerte que la física. Se tienen que cambiar y romper hábitos y asociaciones realizadas con el tiempo para conseguir instaurar nuevas costumbres.

Cabe recordar que el tabaco incrementa significativamente las probabilidades de desarrollar cáncer de pulmón. Por ello, es importante conocer la influencia genética que se tiene a ser más dependiente a la nicotina con un análisis genético. La genética juega un papel importante en el consumo del tabaco. No obstante, hay dificultad a la hora de identificar los genes candidatos, hecho que demuestra que son múltiples y, por tanto, el tabaquismo se tendría que considerar una enfermedad poligénica.

Mediante tests genéticos se puede conocer la susceptibilidad que tiene una persona a ser fumadora, así como su nivel de dificultad para abandonar el tabaco una vez iniciado el consumo. Sin embargo, lo más recomendable es no empezar a fumar y, si una persona ya es fumadora y quiere dejarlo, puede acudir a su médico para que le proporcione la ayuda y la información necesaria para conseguir abandonar un hábito que perjudica a todos.

CYBER MONDAY

Las mejores ofertas de 2021

Usa nuestros cupones descuento ¡Solo hasta el 30 de noviembre!

CYBER MONDAY

Usa nuestros cupones descuento

¡Solo hasta el 30 de noviembre!

¡COMPRAR AHORA!