tellmegen logo
EL TEST DE ADN QUE ESTABAS BUSCANDOcomprar_testgenetico¡COMPRAR AHORA!

COMPATIBILIDAD
FARMACOLÓGICA

Aspirina y asma

La Aspirina, el ester salicílico del ácido acético fue introducida en la clínica en 1899 siendo utilizada como analgésico, anti-inflamatorio, antipirético y antitrombótico. Una vez en el organismo, el ácido acetilsalicíco es hidrolizado a salicilato que también es activo.

Las propiedades analgésicas y anti-inflamatorias del ácido acetil-salicílico son parecidas a las de otros anti-inflamatorios no esteroideos. El ácido acetilsalicílico es utilizado en el tratamiento de numerosas reacciones inflamatorias y autoinmunes como la artritis juvenil, la artritis reumatoide, y la osteoartritis. Por sus propiedades antitrombóticas se utiliza para prevenir o reducir el riesgo de infarto de miocardio y de ataques transitorios de isquemia. Durante la mayor parte del siglo XX, la Aspirina fue utilizada como analgésico y anti-inflamatorio, pero a partir de 1980 se puso de manifiesto su capacidad para inhibir la agregación plaquetaria, siendo utilizada cada vez más para esta indicación. Más recientemente se ha demostrado que el tratamiento crónico con ácido acetilsalicílico (más de 10 años) reduce el riesgo de cáncer de colon. Se sabe hoy día que la Aspirina posee propiedades antiproliferativas.

El asma es un síndrome genético complejo que afecta a 300 millones de personas en todo el mundo. La respuesta al tratamiento también es genéticamente compleja y se caracteriza por una alta repetitividad intraindividual  y alta variabilidad interindividual,  donde hasta 40% de los pacientes con asma puede no tener respuesta a la terapia.

El asma hace que el cuerpo reaccione exageradamente a los alérgenos o irritantes en el aire, la constricción que inflama los bronquios es tan severa que la respiración se vuelve muy difícil. En los casos severos, los ataques de asma pueden ser mortales. Los investigadores no saben por qué la prevalencia del asma ha ido en aumento en los Estados Unidos y otros países desarrollados en el último cuarto de siglo; más de una de cada 10 personas está diagnosticada con la enfermedad en algún momento de la infancia. Pero la mayoría de los expertos coinciden en que el riesgo de desarrollar la condición de asmático de una persona depende de una combinación de susceptibilidad genética y de la exposición a factores ambientales como la contaminación del aire, las infecciones virales, alérgenos y el estrés psicológico.

GEN O REGIÓN ESTUDIADA


  • TBX21
  • 17q21.32