tellmegen logo
EL TEST DE ADN QUE ESTABAS BUSCANDOcomprar_testgenetico¡COMPRAR AHORA!

ENFERMEDADES MONOGÉNICAS

Ataxia espástica autosómica recesiva de Charlevoix Saguenay (ARSACS)

La Ataxia Espástica Autosómica Recesiva de Charlevoix-Saguenay (ARSACS) es una afección neurodegenerativa caracterizada por una ataxia temprana del cerebelo con trastornos neuromusculares, síndrome piramidal y neuropatía periférica.

Se describió inicialmente en el Charlevoix-Saguenay de Quebec, donde la incidencia de ARSACS al nacer fue estimada en 1 / 1.932, pero la frecuencia portadora es 1/22 en la región Charlevoix-Saguenay-Lac-Saint-Jean (CSLSJ) de Quebec. Hay casos descritos en Estados Unidos, Japón, Países Bajos, Italia, Bélgica, Francia y España. La incidencia y prevalencia mundial continúan siendo desconocidas.

En pacientes que no son del Quebec, la edad en que se manifiesta la ARSACS varía entre la infancia tardía a la juventud, hasta el inicio de la edad adulta, no obstante, en los individuos del Quebec comienza a manifestarse entre los 12 y los 18 meses de edad junto a alteraciones y dificultades en el modo de andar.

Otros síntomas iniciales de este tipo de ataxia del cerebelo incluyen disartria y nistagmo.

Los trastornos neuromusculares progresan hasta que predominan en el cuadro clínico. El síndrome piramidal se caracteriza por los reflejos tendinosos rápidos del hueso de la rodilla y por signos de Babinski.

El inicio de la neuropatía periférica, generalmente, ocurre más tarde, conduciendo a la ausencia de reflejos en el tendón de Aquiles, distrofia muscular distal y graves alteraciones sensoriales (sentido vibratorio dañado).

Una característica constante en los pacientes de ARSACS del Quebec es la hipermielinización de la retina (sin pérdida de visión), pero ausente en pacientes procedentes de otros países.

En algunas familias japonesas afectadas se ha detectado la ausencia de trastornos neuromusculares en las piernas, y para algunos de los pacientes de fuera del Quebec, el déficit intelectual puede ser una característica más. Otras manifestaciones de esta enfermedad pueden incluir el prolapso de la válvula mitral, pes cavus y la disfunción de la vejiga.

La ARSACS se origina por una mutación autosómica recesiva en el gen SACS (13q11) que codifica por una proteína de cadena larga de función desconocida y que lleva como nombre sacsina.

El diagnóstico clínico depende, tanto del resultado de los estudios de neuroimagen, como de los datos neurofisiológicos. Entre los primeros, la resonancia magnética y la tomografía computada muestran atrofia en la parte superior del vermis del cerebelo y el extremo cervical de la médula espinal, mientras que los estudios neurofisiológicos revelan signos de neuropatía de los axones y por desmielinización. Hay otros estudios que indican una pérdida de conducción nerviosa sensorial, así como una reducción en la velocidad de conducción de la señal de los nervios motores. También puede ser útil incluir un examen de reconocimiento de la retina en el diagnóstico. Éste puede confirmarse con la detección de las mutaciones SACS.

Los diagnóstico diferenciales incluyen otros tipos de ataxias autosómicas recesivas como son la ataxia de Friedreich, la ataxia por deficiencia de vitamina E (AVED) y formas hereditarias de paraplejía por trastornos neuromusculares, en especialla paraplejía 20 (SPG20 o síndrome de Troyer).

El asesoramiento genético es necesario en las familias afectadas en las que se hayan podido identificar la mutación causante de esta enfermedad.

El tratamiento sintomático se dirige a aliviar los trastornos neuromusculares, debiendo incluir fisioterapia, farmacoterapia y el uso de sistemas ortopédicos para los pies y tobillos. La mayoría de pacientes permanecen en silla de ruedas en la quinta década de sus vidas. La defunción suele ser durante la sexta década, aunque existen casos de sobrevivencia en la séptima.

GEN O REGIÓN ESTUDIADA


  • SACS