tellmegen logo
EL TEST DE ADN QUE ESTABAS BUSCANDOcomprar_testgenetico¡COMPRAR AHORA!

ENFERMEDADES MONOGÉNICAS

Síndrome de Zellweger

El síndrome de Zellweger es hereditario de forma autosómica recesiva y está considerada como la variante más grave de los trastornos de la biogénesis del peroxisoma, espectro del síndrome Zellweger (PBD-ZSS).

Se caracteriza por defectos de migración neuronal, rasgos craneofaciales dismórficos, convulsiones neonatales y disfunción hepática.

La mayor incidencia del síndrome de Zellweger se ha publicado en la región Saguenay-Lac St Jean de Quebec con alrededor de 1 cada 12.000 individuos.

Se inicia en el periodo neonatal, como resultado tanto de la malformación de órganos como de la disfunción peroxisomal que causa un deterioro progresivo. Los recién nacidos presentan rasgos craneofaciales dismórficos (facies aplanadas, fontanela anterior grande, suturas abiertas, frente alta y prominente, occipucio aplanado, fisuras palpebrales inclinadas hacia arriba, pliegues del epicanto, puente nasal ancho, hipotonía profunda y convulsiones). Pueden presentarse macrocefalia o microcefalia, paladar ojival, micrognatia y pliegues de piel redundantes en el cuello. Son frecuentes las anomalías esqueléticas (condrodisplasia punctata) y los quistes renales subcorticales.

A menudo hay retraso en el crecimiento, hepatomegalia, ictericia y coagulopatía. Los hallazgos oculares incluyen cataratas, glaucoma, retinopatía pigmentosa, nistagmo, opacidad corneal y atrofia del nervio óptico. Los cambios y pérdidas visuales son progresivos. Puede presentarse pérdida de audición neurosensorial. Puede producirse criptorquidia e hipospadias y clitoromegalia. La función del SNC está gravemente afectada y sufren un retraso psicomotor profundo.

Se sospecha del síndrome de Zellweger en el examen físico y se confirma mediante evaluación bioquímica. Los niveles de ácidos grasos de cadena muy larga en plasma (VLCFA) indican defectos del metabolismo de los ácidos grasos peroxisomales con elevadas concentraciones en plasma de C26:0 y C26:1 e índices elevados de C24/C22 y C26/C22. Las concentraciones de plasmalógenos C16 y C18 en la membrana del eritrocito se reducen. Los niveles de ácidos pipecólicos en plasma aumentan. También se puede diagnosticar mediante análisis molecular por secuenciación de los 13 genes PEX.

Los principales diagnósticos diferenciales incluyen el síndrome de Usher I y II y los otros trastornos PBD-ZSS, defectos enzimáticos individuales en la beta-oxidación de ácidos grasos de peroxisomas, y trastornos con hipotonía grave, convulsiones neonatales, disfunción hepática o leucodistrofia.

Puede realizarse un estudio prenatal de los niveles VLCFA y la síntesis de plasmalógenos en cultivo de amniocitos en vellosidades coriales. Si se han identificado los dos alelos causantes de la enfermedad en los padres, puede hacerse un diagnóstico prenatal así como un diagnóstico genético preimplantacional.

Los medicamentos epilépticos estándar se usan para controlar las convulsiones. La coagulopatía hepática puede ser tratada con suplementos de vitamina mientras que la colestasis puede requerir el suministro de todas las vitaminas liposolubles. Se puede necesitar alimentación mediante gastrostomía. Deben restringirse los alimentos ricos en ácido fitánico. Los suplementos de ácidos biliares maduros, ácido cólico y quenodesoxicólico pueden ayudar a mejorar la enfermedad hepática en bebés con hepatopatía grave. Como los pacientes con síndrome de Zellweger no pueden biosintetizar DHA, también les puede ser proporcionada.

Independientemente de las intervenciones, el pronóstico es desfavorable y la mayoría de los bebés mueren en el primer año de vida.

GEN O REGIÓN ESTUDIADA


  • PEX1