tellmegen logo
EL TEST DE ADN QUE ESTABAS BUSCANDOcomprar_testgenetico¡COMPRAR AHORA!

RASGOS PERSONALES

Anillos de pigmentación del iris

El iris es la parte coloreada del ojo que rodea la pupila. Como las huellas digitales, los patrones del iris son muy complejos y se identifican de forma única para cada individuo. Ejemplos de características del iris incluyen criptas, que son áreas de forma oval dentro de los iris; anillos pigmentados que rodean la pupila; contracciones del surco, que son bandas radiales y concéntricos alrededor de la pupila; y manchas pigmentadas en el iris, también llamados nevus.  La heredabilidad de varios tipos de patrones de iris oscila entre el 70-95%, lo que significa que la genética contribuyen decisivamente a estos rasgos.

El iris de una persona (la parte coloreada del ojo) puede decir mucho acerca de ella. Al igual que su huella digital, los patrones en los iris son complejos y únicos. Debido a esto, el reconocimiento del iris se utiliza en algunos países para los sistemas nacionales de identificación y para automatizar los pasos de frontera.

El ojo humano

El cristalino, está sostenido por unas fibras conjuntivas muy finas que a su vez están unidas al músculo constrictor del cuerpo ciliar. El cristalino se forma a lo largo de la tercera o cuarta semana de embarazo. Es blando y elástico en los niños, pero se endurece con el paso de los años.

El cristalino aumenta de tamaño durante toda la vida: en un individuo de 70 años es casi tres veces mayor que en un bebé. Detrás del cristalino se encuentra el humor vítreo, una masa gelatinosa, blancuzca y transparente que ocupa la mayor parte del interior del ojo. Esta masa está rodeada por la retina, que es la túnica más interna del ojo. La retina, sensible a los estímulos luminosos, está conectada con las fibras del nervio óptico que se prolonga hacia el cerebro.

La zona que rodea el nervio óptico es la papila óptica, un área que no contiene células sensoriales y constituye el denominado punto ciego. Sobre la superficie de la retina, en el eje antero posterior del ojo, hay una depresión: la mácula lútea o amarilla, que es la zona con mayor agudeza visual.

El iris es la zona coloreada del ojo, ya sea azul, verde, marrón etc. es lo que define el color del ojo. En su centro se encuentra la pupila, de color negro; la zona blanca que se encuentra alrededor se denomina esclerótica. Se ubica tras la córnea, entre la cámara anterior y el cristalino, al que cubre en mayor o menor medida en función de su dilatación.

Esta parte anatómica del polo anterior del ojo está constantemente activa, permitiendo a la pupila dilatarse (midriasis) o contraerse (miosis), de acuerdo a la intensidad que posea la fuente luminosa. Esta función tiene como objetivo poder regular la cantidad de luz que llega a la retina.

Cada persona tiene un color de ojos diferente, con matices singulares y tonos únicos. El color de ojos es un rasgo genético determinado por la distribución de melanina en el iris según tres elementos: la melanina del epitelio del iris, la melanina de la parte anterior del iris y la densidad del estroma del iris. ¿Cuál es tu color de ojos?

La función del iris

El iris regula la entrada de la luz en el ojo como un diafragma de una cámara de fotos. El órgano está compuesto de tejido muscular y pigmento. Si los músculos orbiculares del iris se contraen, la pupila se encoge y entra menos luz en el ojo. Si los músculos orbiculares se relajan, la pupila vuelve a dilatarse, dejando pasar más luz a la retina. El pigmento determina el color de los ojos. Cuanto más pigmento en el iris, más oscuro serán los ojos.

El color del iris depende de la transparencia del estoma y de la cantidad de pigmento que contiene. Cuando el pigmento es escaso, los ojos son azules, mientras que cuando hay una cantidad mayor se aprecian matices verdes o castaños.

El pigmento se forma durante los primeros meses de vida, por lo que todos los recién nacidos tienen los ojos de color azul grisáceo. El color definitivo se establece a los dos o tres meses de vida. Si no hay pigmentación los ojos se vuelven grisáceos, en el caso de los albinos.

Cuando el pigmento es escaso, los ojos son de color azulado; si hay mayor cantidad se aprecian matices verdosos o castaños.

Ojos negros

El tono negro del iris no existe como tal, ya que siempre hay una leve distinción entre el iris y la pupila. Pero existe una enfermedad llamada aniridia por la cual el que la padece no tiene iris, sino que sólo tiene pupila. Esto da la sensación de que el ojo es completamente negro. Las personas que sufren esta enfermedad tienen baja visión y suelen sufrir de fotofobia.También pueden desarrollar enfermedades como cataratas, glaucoma, hipoplasia macular, etc.

Ojos marrones

Aproximadamente un 60% de las personas de todo el mundo tiene los ojos marrones (más oscuros o más claros, ya que los englobamos en la misma categoría). Este tipo de color se origina por las grandes cantidades de melanina en la parte anterior del iris. La mayoría de los asiáticos y los africanos tienen este color de ojos y según algunos estudios, se irá extendiendo mucho más entre la población mundial al ser un gen dominante.

Ojos de color marrón dorado

Pueden ir desde el amarillento al rojizo dorado e incluso tener un tinte cobrizo. Es un tono intermedio entre el color marrón y el tono avellana. El lipocromo o pigmento fusco es el pigmento que hace que este tipo de ojo existe. Este pigmento también se encuentra presente en los ojos verdosos. Aunque es poco común, no existe una explicación genética para la existencia de este color.

Ojos de color ámbar

Son de tono amarillento dorado y se producen debido a la predominancia de lipocromo en el iris. Al igual que en los ojos marrón dorado, no existe una explicación genética para este tipo de coloración. La diferencia entre los dos es que mientras que el tono ámbar es uniforme en todo el iris, el tono marrón dorado muestra pequeños anillos más claros alrededor de la pupila. Aunque no es muy común (sólo lo tienen el 2% de las personas de todo el mundo) se puede ver en países europeos sobre todo.

Ojos avellana

El color avellana se encuentra a caballo entre el color marrón y el verde, y puede contener trazas de dorado, castaño o verdoso. Es un tono poco común, aunque se presenta en mayor proporción que los ojos ámbar. Esto se debe sobre todo, a la mezcla de tonos que lo forman. Además, debido a esto precisamente, es un color de ojos muy original y variable.

Ojos verdes

Los ojos verdes, a pesar de lo «famosos» que son, sólo un 4% de las personas de todo el mundo lo tienen. Estos ojos se dan debido a las moderadas cantidades de melanina del iris. Es un tono intermedio entre el marrón y el azul. Aunque el color de ojos viene determinado por la genética, es posible que una persona nazca con los ojos claros (verdes o azules) y que sus padres tengan los ojos oscuros. No es raro, aunque sí poco frecuente.

Aunque sabemos que no hay dos iris iguales, muy poco se sabe acerca de la genética subyacente a estas diferencias. Los investigadores están estudiando este tema para saber más sobre las enfermedades relacionadas con el iris y proporcionar pistas sobre el cerebro, ya que el iris y el desarrollo del cerebro parecen estar conectados. Esto es cierto a nivel genético, por ejemplo, una mutación ligada a la pérdida de iris también se asocia con defectos en una parte del cerebro llamada el lóbulo frontal. Además, algunas características del iris se correlacionan con enfermedades neurológicas como el síndrome de Down.

GEN O REGIÓN ESTUDIADA


  • 14q32.12