tellmegen logo
EL TEST DE ADN QUE ESTABAS BUSCANDOcomprar_testgenetico¡COMPRAR AHORA!

RASGOS PERSONALES

Cafeína y ansiedad

La cafeína es una sustancia que se encuentra en ciertas plantas. También se puede producir de manera artificial (sintéticamente) y agregarse a los productos alimentarios. Es un estimulante del sistema nervioso central y un diurético (sustancia que le ayuda al cuerpo a eliminar líquidos).

La cafeína se absorbe y pasa rápidamente hacia el cerebro. No se acumula en el torrente sanguíneo ni se almacena en el organismo. Sale del cuerpo en la orina muchas horas después de haber sido consumida.

No existe ninguna necesidad nutricional para la cafeína y se puede evitar en la alimentación.

La cafeína estimula o excita el cerebro y al sistema nervioso. No disminuye los efectos del alcohol, aunque mucha gente todavía cree que una taza de café le ayudará a una persona a estar «sobria».

La cafeína puede emplearse para el alivio a corto plazo de la fatiga o de la somnolencia.

La cafeína se consume ampliamente y se encuentra en forma natural en las hojas, semillas y frutos de más de 60 plantas, entre ellas:

  • Hojas de té
  • Nueces de cola
  • Café
  • Granos de cacao
  • También se encuentra en alimentos procesados:
  • Café: 100 mg por taza
  • Té: 14 a 60 mg por cada taza
  • Chocolate: 45 mg en una barra de 1,5 onzas (unos 42 g)
  • La mayoría de las colas (a menos que estén etiquetadas «sin cafeína»): 45 mg en una bebida de 12 onzas (340 ml)
  • Bebidas energizantes, refrigerios, dulces, goma de mascar: 40-100 mg por porción

La cafeína a menudo se le agrega a medicamentos que no necesitan receta médica, como analgésicos, pastillas para adelgazar de venta libre y medicamentos para el resfriado. La cafeína no tiene sabor y puede separarse de un alimento por medio de un proceso químico llamado descafeinización.

EFECTOS SECUNDARIOS

La cafeína puede llevar a:

  • Frecuencia cardíaca rápida
  • Ansiedad
  • Depresión
  • Dificultad para dormir
  • Náuseas
  • Inquietud
  • Temblores
  • Micción más frecuente
  • Vómitos

Dejar la cafeína en forma abrupta puede causar síntomas de abstinencia tales como:

  • Somnolencia
  • Dolores de cabeza
  • Irritabilidad
  • Náuseas
  • Vómitos

Ha habido muchas investigaciones sobre los efectos de la cafeína en la salud.

  • Las grandes cantidades de cafeína pueden detener la absorción del calcio y provocar el adelgazamiento de los huesos (osteoporosis).
  • La cafeína puede provocar protuberancias y dolor en las mamas (enfermedad fibroquística de las mamas).

La cafeína puede perjudicar la nutrición de un niño si las bebidas cafeinadas reemplazan a las bebidas saludables, como le leche. La cafeína reduce el apetito, de manera que un niño que la consuma puede comer menos.

La ansiedad es la inquietud y el nerviosismo, y en formas intensas, la ansiedad puede manifestarse en un grupo de trastornos denominados trastornos de ansiedad. La cafeína es un estimulante que aumenta la frecuencia cardíaca y puede producir nerviosismo y agitación, lo que conlleva un aumento de los niveles de ansiedad. Para las personas que ya sufren de ansiedad, la cafeína puede estimular los ataques de pánico, y para los que normalmente no se sienten ansiosos, la cafeína puede causar ansiedad.

La cafeína causa un aumento en la frecuencia cardíaca y puede hacer que algunas personas sientan que su corazón late con fuerza, provocando incluso ataques de pánico. Un ataque de pánico es una intensa sensación de terror y se siente como que se está perdiendo el control. Según Roland Griffiths, profesor en los departamentos de psiquiatría y neurociencia en la Universidad Johns Hopkins School of Medicine, la cafeína puede desencadenar y empeorar la ansiedad y los trastornos de pánico. La cafeína también puede causar nerviosismo, dolores de cabeza y taquicardias.

El Instituto Nacional de Salud Mental recomienda que las personas que sufren de trastornos de ansiedad deben evitar la cafeína, ya que puede empeorar la ansiedad. El psicólogo Norman B. Schmidt estudia el efecto de la cafeína en sus pacientes con trastornos de ansiedad. Mientras que algunas personas pueden sentirse más centrados y llenos de energía con la cafeína, los que son propensos a la ansiedad a menudo se sienten nerviosos y con una sensación de muerte inminente.

Algunos alimentos o bebidas [Estimulantes (café, té, refrescos con cafeína, extractos de guaraná, ginseng) y alcohol] que acompañan la comida pueden llevar sustancias que estimulan el sistema nervioso y sobre-activan al organismo, lo que puede provocar ansiedad, nerviosismo e insomnio, por ejemplo. Al mismo tiempo reducen la disponibilidad de vitaminas y minerales en nuestro cuerpo. El estimulante de consumo mas frecuente es la cafeína, presente en el café, en algunas bebidas de cola, y algunas de las llamadas energizantes. No se recomienda tomar mas de 100 miligramos/día de cafeína. Esto equivale a una taza de café o dos bebidas de cola. Si hay problemas de ansiedad, mejor pasarse al café descafeinado, refrescos sin cafeína o infusiones sin estimulantes. La teína, presente en el te, tiene también efectos estimulantes. El alcohol, si bien en la fase inicial inmediatamente posterior al consumo tiene un efecto desinhibidor, lo que lleva a algunas personas a pensar que es un euforizante, lo cierto es que se trata de un depresor del sistema nervioso, que puede alterar negativamente el estado de ánimo, y en las personas propensas, inducir, como efecto rebote, manifestaciones de ansiedad horas después de su consumo.

PREVENCIÓN

Las personas con trastornos de ansiedad deben evitar la cafeína, reduciendo gradualmente su consumo si es necesario. Si no tienes antecedentes conocidos de trastornos de ansiedad, pero experimentas síntomas de ansiedad como palpitaciones, dificultad para dormir y nerviosismo después de ingerir cafeína.

El Consejo de la Asociación Médica Estadounidense sobre Asuntos Científicos (American Medical Association Council on Scientific Affairs) establece que beber café o té con moderación probablemente no sea dañino para la salud, siempre que se tengan otros buenos hábitos saludables.

  • De dos a tres tazas de café preparado o colado (aproximadamente de 200 a 300 miligramos de cafeína) por día y 5 porciones de bebidas gaseosas cafeinadas o té se consideran una cantidad moderada o promedio de cafeína para la mayoría de las personas. (Sin embargo, se debe tener en cuenta que 5 porciones de bebidas gaseosas tienen más de 700 calorías y pueden contribuir a la obesidad.
  • Diez tazas de café por día se consideran un consumo excesivo de cafeína.
  • Se deberá evitar la cafeína si:
  • Es propenso al estrés, la ansiedad o los problemas de sueño.
  • Es mujer y tiene protuberancias y dolor en las mamas.
  • Tiene reflujo de ácido o úlceras gástricas.
  • Presenta hipertensión arterial que en realidad baja con medicamentos.
  • Tiene problemas con ritmos cardíacos irregulares o rápidos.
  • Tiene dolores de cabeza crónicos.

Hay que vigilar cuidadosamente la cantidad de cafeína que un niño consume. La cafeína es un estimulante y un niño hiperactivo posiblemente deba evitarla. Las pequeñas cantidades de cafeína durante el embarazo no son peligrosas. Evite las grandes cantidades.

  • La cafeína, como el alcohol, viaja a través del torrente sanguíneo hasta la placenta y puede tener un efecto negativo en el bebé. La cafeína es un estimulante, así que aumenta la frecuencia cardíaca y el metabolismo, los cuales pueden afectar al bebé.
  • No es problema tomar una o dos tazas de café, té o cola a la semana.
  • Hay que tratar de prescindir de la cafeína del todo si puede.

Muchos fármacos interactúan con la cafeína, hay que tenerlo también en cuenta.

Cuando se intenta disminuir la cantidad de cafeína, hay que reducir el consumo lentamente para prevenir los síntomas de abstinencia.

GEN O REGIÓN ESTUDIADA


  • ADORA2A