tellmegen logo
EL TEST DE ADN QUE ESTABAS BUSCANDOcomprar_testgenetico¡COMPRAR AHORA!

RASGOS PERSONALES

Color de ojos

El iris es el anillo coloreado del ojo que rodea a la pupila negra. El iris es una membrana contráctil situada detrás de la córnea y delante del cristalino, que se contrae o dilata, se abre o se cierra, dependiendo de la intensidad de luz que existe en el ambiente.

Estos movimientos de contracción-relajación del ojo son debidos a dos grupos musculares: el esfínter del iris, músculo circular que se encarga de la miosis (reducción del tamaño de la pupila) y del músculo dilatador de pupila, que se encarga de la midriasis (aumento de abertura pupilar).

Su función consiste en regular la cantidad de luz que debe entrar al globo ocular y llegar a la retina.

El color de ojos de una persona depende tanto de la genética, como del estado de salud general.

El color sólo vendrá determinado por las dos primeras capas del iris, el epitelio y el estroma, gracias a la distribución del pigmento responsable del color: la melanina, la cual está en las células llamadas melanocitos.

El número de melanocitos es el mismo para todos los ojos, pero la cantidad de melanina de cada célula y la distribución dentro del epitelio y el estroma varía según el color del ojo. Así pues, si hay mucha cantidad de melanina el ojo se verá más oscuro y con menos se verá más claro.

Esta melanina es la misma que poseemos en la piel y el pelo, así que parte de su herencia están, en cierta manera, relacionadas con su color (las personas de piel oscura tienen más probabilidades de poseer ojos oscuros).

Cabe destacar que la melanina sólo tiene un color, el marrón muy oscuro, por ello podemos explicar la gran variedad de colores en los ojos humanos gracias a la distribución de colágeno en el estroma, de melanina en los melanocitos y de las células nerviosas y vasos sanguíneos; además de influir el grosor de las diferentes capas. Al pasar la luz por ellos se produce dispersión, el resultado es el color que vemos.

Esta distribución de melanina en el iris tan peculiar es debida a una herencia mixta o poligénica, es decir, que intervienen varios genes a la vez. Los colores oscuros tienen más dominancia que los claros, pero al haber varios genes a la vez no es imposible que dos padres de ojos marrones tengan un hijo con los ojos.

Los genes EYCL1, EYCL2 y EYCL3 intervienen directamente, pero hay muchos más genes que intervienen en la herencia del color de ojos.

Además de tanta mezcla genética también existe un componente de azar sobre todo en las tonalidades y formas que se producen alrededor del iris.

Los diferentes colores de ojos más frecuentes son:

  • Ojos marrones: es el color más común en la raza humana. Poseen una gran cantidad de melanina repartida de forma más o menos uniforme, según la tonalidad, por toda la capa epitelial. Están vinculados a color de pelo castaño o negro y a una piel morena.
  • Ojos negros: en realidad es un color marrón muy oscuro. Los verdaderos ojos negros, corresponden a una enfermedad denominada anhiridia (iris incipiente o que no ha llegado a desarrollarse). La apariencia externa del ojo anirídico es de una gran pupila central negra y en muchos casos una pequeña franja coloreada.
  • Ojos color miel: es un color intermedio entre el marrón claro y el verde. Suele ser típico de determinados países Europeos.
  • Ojos verdes: menor cantidades de melanina repartida de forma más o menos unifrome. Puede estar asociado a color de pelo rubio, castaño o pelirrojo.
  • Ojos azules: la cantidad de melanina no es excesiva. Su distribución por países es muy variable, siendo más frecuente en los europeos del norte. Es el color de ojo más propenso a enfermedades oculares.
  • Ojos grises: es la gama de color que posee menos melanina.
  • Heterocromía del iris: La heterocromía iridium, es la que define la situación en la que una persona presenta cada ojo de un color, y la heterocromía iridis donde el paciente presenta dos tonalidades distintas dentro del mismo ojo, siendo este caso mucho más frecuente en los humanos.

Las causas que originan estas situaciones son variadas, aunque en gran parte de las ocasiones es un trastorno esencial, es decir, el paciente nace con ello y no tiene ninguna importancia pues no supone ninguna alteración de la visión. En este caso, la diferencia de color entre ambos ojos o dentro del mismo no progresa a lo largo de la vida y la función ocular es normal, siendo algo puramente anecdótico. La base de esta curiosa anomalía puede ser hereditaria o espontánea (idiopática), al producirse una serie de alteraciones durante la etapa embrionaria en unas células llamadas melanocitos, responsables del color tanto de la piel como del iris. La cantidad y distribución de melanina que contengan dichas células será la que determine el color del ojo de cada individuo.

Algunos de los factores adquiridos que pueden ocasionar heterocromía del iris incluyen traumatismos, presencia de cuerpos extraños, uso de determinados colirios, melanomas y síndrome de Horner entre otros.

Sin embargo, si se aprecian cambios de coloración antes no presentes o función ocular anormal, es necesario acudir al oftalmólogo para valorar una posible enfermedad de base.

GEN O REGIÓN ESTUDIADA


  • HERC2
  • OCA2