tellmegen logo
EL TEST DE ADN QUE ESTABAS BUSCANDOcomprar_testgenetico¡COMPRAR AHORA!

RASGOS PERSONALES

Daño muscular inducido por ejercicio (segunda fase)

Ciertas variaciones génicas, o polimorfismos, se han asociado con el daño muscular inducido por el ejercicio (es decir, las personas con ciertos genotipos experimentan un mayor daño muscular y requieren una recuperación más prolongada después del ejercicio extenuante). Saber cómo responderá alguien a un tipo particular de ejercicio podría ayudar a los entrenadores/fisioterapeutas a individualizar el entrenamiento de sus atletas/pacientes, maximizando así la recuperación y la adaptación, al tiempo que se reduce el riesgo de lesiones asociadas a la sobrecarga muscular.

FASES DEL DAÑO MUSCULAR

El ejercicio puede producir daño muscular a través de una serie de alteraciones de dos tipos, algunas de inicio temprano y de origen mecánico, mientras que otras son consecuencia de las anteriores y consisten en el proceso inflamatorio.

La segunda fase del daño muscular consiste en una respuesta inflamatoria. Los productos degenerativos de la fibra muscular, especialmente los polisacáridos tisulares, hacen mediante el proceso denominado quimiotaxis, que los leucocitos se acerquen a la célula para comenzar el proceso inflamatorio. Con el daño muscular inducido mediante ejercicio se produce además un aumento de citokinas, principalmente IL1B, IL6 y TNF?, activadas por el aumento en radicales libres y prostaglandinas, que aumentan el proceso inflamatorio. Polimorfismos o variantes en los genes que codifican para estas citoquinas parecen estar implicados en el desarrollo de esta segunda fase inflamatoria de daño muscular.

GEN O REGIÓN ESTUDIADA


  • IL1B
  • IL-6
  • TNF