tellmegen logo
EL TEST DE ADN QUE ESTABAS BUSCANDOcomprar_testgenetico¡COMPRAR AHORA!

RASGOS PERSONALES

Dependencia de la nicotina en el embarazo

La adicción a la nicotina es un fenómeno importante hoy en día:

  • Casi 15 millones de españoles adultos fuman (el 34,4% de la población mayor de 16 años asegura que fuma);
  • Entre el 60 y el 70% de ellos son adictos a la nicotina.
  • El tabaco es responsable de aproximadamente 56.000 muertes anuales en España, del 30% de las muertes por cáncer, del 20% de las producidas por enfermedades cardiovasculares, y del 80% de las causadas por enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

Existen receptores a la nicotina en todo el sistema nervioso, tanto central como periférico, razón por la cual el efecto de estas droga se ejerce, no solo en el cerebro, sino en el las fibras musculares lisas del intestino, y el colon.

Al inhalar el humo del tabaco, las partículas de alquitrán asociadas transportan la nicotina a los pulmones, desde donde pasa a la sangre para posteriormente llegar al cerebro.

El mecanismo de adicción por el cual la nicotina produce adicción es el siguiente:

La nicotina se acopla a unas neuronas del cerebro, encargadas de liberar una sustancia denominada GABA (ácido gammaaminobutírico), que a su vez, estimula la liberación por parte de otras neuronas, de otra sustancia denominada dopamina. Si estas neuronas son sobreexcitadas por la nicotina, la secreción de dopamina se limita. A largo plazo, las neuronas adaptan su metabolismo, necesitando mayor cantidad de nicotina para producir el mismo efecto incial.

¿Por qué dejar de fumar?

  • Mejora la respiración y la fatiga.
  • Disminuye la predisposición a toser y contraer infecciones.
  • La piel y el rostro se recuperan del envejecimiento prematuro.
  • Recupera el sentido de gusto y olfato.
  • El deterioro de la función pulmonar se ralentiza.
  • Reduce el riesgo de infartos y muerte súbita en un 20-50%.
  • Tres años después de haber dejado el tabaco, el riesgo de infarto de miocardio o accidente cerebrovascular del ex-fumador es prácticamente el mismo que de quien no haya fumado nunca.

Por no hablar de que supone un importante desembolso económico: actualmente, fumar cerca de un paquete diario cuesta de media más de 1500€ al año.

SIGNOS Y SINTOMAS

La adicción a la nicotina provoca síntomas físicos y psíquicos, unos serán característicos del consumo y otros de la abstinencia de la nicotina.

Consumo de nicotina

  • La nicotina provoca síntomas tanto en personas con adicción a la nicotina (dependencia de la nicotina) como en personas que solo fuman esporádicamente. La absorción de nicotina estimula, frena, estresa y relaja el cuerpo al mismo tiempo.
  • Bajo los efectos de la nicotina, el corazón late más deprisa, la tensión arterial aumenta, se reduce el riego sanguíneo de la piel y órganos internos y disminuye la temperatura corporal.
  • Cuando el cuerpo metaboliza la nicotina, se produce ácido nicotínico, una vitamina del complejo B de vitamina B que dilata los vasos sanguíneos y aumenta el rendimiento psicomotriz.

Abstinencia de nicotina

La abstinencia de nicotina provoca un conjunto de síntomas que se denominan síndrome de abstinencia: los indicios típicos de abstinencia de nicotina son nerviosismo, irritabilidad, mal humor o estado de ánimo depresivo, agresividad, miedo, problemas de concentración, inquietud, insomnio, hambre y una necesidad intensa de fumar.

Estos síntomas de abstinencia mayoritariamente corporales de la adicción a la nicotina, desaparecen normalmente transcurridas tres a cuatro semanas.

PREVENCIÓN

Prevenir el inicio es mejor que dejar de fumar. Dejar de fumar es lo más importante que un fumador puede hacer para mejorar su salud.

Las medidas más efectivas para evitar el inicio del consumo de tabaco incluyen la prohibición de venta a personas menores de edad, el aumento del precio de los cigarrillos, la prohibición completa de la publicidad y patrocinio de los productos del tabaco, y la implementación de los ambientes cerrados 100% libres de humo que ayudan a desnaturalizar el consumo. Todo ello reforzado por campañas de salud pública y en los medios de comunicación en los que se haga conocer las consecuencias de fumar tabaco; usar etiquetas de advertencia gráficas y crear campañas de medios de comunicación masiva de gran impacto para advertir sobre los peligros del consumo del tabaco.

Si usted ya es fumador y desea dejarlo, su médico puede proporcionarle ayuda, con información adecuada y diferentes estrategias para conseguirlo. Si además presenta alguna patología agravada por el tabaco (cardiopatía isquémica, hipertensión, EPOC, diabetes, etcétera) es imperativo que cese su hábito tabáquico, como principal medida preventiva de todas estas enfermedades.

La mayoría de personas que han dejado de fumar lo han hecho por su cuenta, solos y sin más ayuda que su motivación y el apoyo de amigos o familiares.

Muchas personas que han dejado de fumar no han podido hacerlo a la primera, pero lo han conseguido tras dos o tres intentos.

Para algunas personas, el tratamiento sustitutivo con nicotina es una ayuda valiosa. Hay diversas terapias de apoyo y comerciales que han ayudado a algunos fumadores a dejar de fumar.

GEN O REGIÓN ESTUDIADA


  • CHRNA3