tellmegen logo
EL TEST DE ADN QUE ESTABAS BUSCANDOcomprar_testgenetico¡COMPRAR AHORA!

RASGOS PERSONALES

Intolerancia a la lactosa

La intolerancia a la lactosa se manifiesta cuando el organismo reacciona de forma patológica ante el azúcar de la leche. En estos casos, el cuerpo no puede digerir la glucosa de la leche (lactosa).

SÍNTOMAS

Los síntomas de la intolerancia a la lactosa suelen aparecer inmediatamente o unas horas después de haber ingerido leche o productos lácteos (yogur, queso, nata) u otros alimentos que contengan lactosa (como pasteles, helado o chocolate). El dolor de estómago, las náuseas, la diarrea y los gases son signos característicos de la intolerancia a la lactosa. La intensidad de las molestias puede variar de un caso a otro.

CAUSAS O FACTORES DE RIESGO

Las causas de la intolerancia a la lactosa pueden ser varias: en todos los casos existe una insuficiencia de la enzima lactasa en el intestino.

Se pueden distinguir principalmente tres tipos de intolerancia a la lactosa:

  • Deficiencia de lactasa innata (primaria): la intolerancia a la lactosa innata o primaria es la más común de todas. En este tipo de intolerancia hereditaria, el intestino delgado suele producir una gran cantidad de lactasa en la infancia que va disminuyendo posteriormente. De este modo, hay muy poca lactasa disponible y se produce una intolerancia alimenticia creciente hacia la lactosa.
  • Deficiencia de lactasa adquirida (secundaria): la intolerancia a la lactosa adquirida o secundaria no se debe a factores hereditarios. Los afectados la adquieren a lo largo de su vida, por ejemplo, a causa de determinadas enfermedades.
  • Deficiencia de lactasa congénita (alactasia): la deficiencia de lactasa congénita (intolerancia a la lactosa congénita) se trata de un defecto enzimático congénito, genético y muy poco frecuente. Aparece en los lactantes e implica una deficiencia total de lactasa. Eso quiere decir que en el intestino no hay ninguna lactasa que funcione correctamente. Los bebés afectados reaccionan drásticamente a la mínima cantidad de lactosa. Por eso tienen molestias en las primeras semanas de vida tales como diarrea severa, desecación y desnutrición.

PREVENCIÓN

Sólo en uno de los tres tipos de intolerancia a la lactosa podría prevenirse y sería evitando contraer las enfermedades descritas, pero algunas de ellas también son de origen congénito.

Eliminando o disminuyendo la lactosa de la dieta mediante fórmulas exentas o pobres en este azúcar se mejora la clínica de estos pacientes.

GEN O REGIÓN ESTUDIADA


  • MCM6