Infarto de miocardio


El infarto de miocardio se produce si se obstruye repentinamente el flujo de sangre rica en oxígeno que llega a una parte del músculo cardíaco. Si el flujo de sangre no se restablece rápidamente, esa sección del músculo cardíaco  comienza a deteriorarse, pudiendo llegar incluso hasta la disfunción.

 

Casi siempre los ataques cardíacos se presentan como resultado de la enfermedad coronaria (cardiopatía coronaria). En esta enfermedad, un material graso se deposita dentro de las arterias coronarias, que son las arterias que suministran sangre rica en oxígeno al corazón, formando placas que estrechan su calibre. Esto ocurre con el transcurso de los años, produciendo una afección llamada aterosclerosis.

 

Con el tiempo, una zona de la placa se puede romper dentro de una arteria, haciendo que se forme un coágulo de sangre sobre la superficie de la placa. Si el coágulo crece lo suficiente, puede bloquear en su mayor parte o en su totalidad el flujo de sangre que pasa por la arteria. Si el bloqueo no recibe tratamiento rápido, la parte del músculo cardíaco alimentada por la arteria comienza a morir y el tejido cardíaco afectado es reemplazado por una cicatriz, dando lugar a posibles complicaciones como la insuficiencia cardiaca (debilidad y falta de fuerza del corazón para bombear la sangre) y arritmias (cambios en el ritmo habitual del corazón), poniendo en peligro la vida de algunos pacientes.

 

Gen o región estudiada

  • MMP9
  • MIA3
  • THBS2
  • TLR4
  • CDKN2B-AS1
  • SMAD3
  • CDKN2B-AS1
  • 11q23.3
  • 9p21.3
  • 10q11.21
  • 1p13.3
  • 9p21.3