tellmegen logo
EL TEST DE ADN QUE ESTABAS BUSCANDOcomprar_testgenetico¡COMPRAR AHORA!

ESTUDIOS DE ENFERMEDADES

Obesidad

La obesidad es una enfermedad crónica tratable y prevenible. Se considera obesidad cuando existe un exceso de tejido adiposo (grasa) en el cuerpo.

La obesidad representa un problema por sí misma y además actúa como un agente que exagera y agrava a corto plazo y de forma muy evidente patologías graves como la diabetes, la hipertensión, la osteoporosis, las complicaciones cardiovasculares (especialmente la cardiopatía isquémica), dislipemia (aumento del colesterol en sangre) e incluso algunos tipos de cáncer. Además de tener repercusión psicológica, social y laboral.

Según el Ministerio de Sanidad y Consumo nuestro país presenta una de las cifras más altas de Europa en obesidad infantil, de hecho entre los 2-24 años el 13,9% de niños y jóvenes son obesos y el 12,4% presentan sobrepeso.

El índice de masa corporal (IMC) es una medida que determina el peso más saludable que puede tener una persona, a partir de la estatura y el peso.

El IMC se calcula dividiendo lo que pesa un individuo, expresado en kilogramos, entre la estatura al cuadrado, expresada en centímetros.

IMC = kg / cm2

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha definido este índice como el estándar para la evaluación de los riesgos  asociados con el exceso de peso en los adultos.

Un IMC alto se asocia a mayor mortalidad.

Los valores del IMC en personas mayores de 18 años, son independientes del sexo.

La clasificación de la OMS del estado nutricional de acuerdo con el IMC (kg/m2):

  • bajo peso: < 18,5
  • normal: 18,5-24,99
  • sobrepeso: > 25
  • obesidad: > 30
  • obesidad mórbida: > 40

OBESIDAD INFANTIL

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera la obesidad como la «epidemia del siglo XXI» con importantes consecuencias físicas y psicológicas a corto y largo plazo:

  • Consecuencias a corto plazo:

Son frecuentes las alteraciones psicológicas y baja autoestima, incluso en edades tempranas, debidas a presión social y estrés por parte de otros niños, además de las dificultades físicas para realizar deportes y otros juegos.

  • Consecuencias a medio plazo:

Se ha observado con mucha frecuencia que en los niños y jóvenes obesos se incrementa la incidencia de diabetes tipo 2 (hasta ahora típica y exclusiva de adultos). Asimismo la obesidad puede ser causa de enfermedades cardiovasculares, alteraciones ortopédicas, respiratorias y cutáneas, hipertensión arterial y alteraciones del colesterol y triglicéridos. Además podemos observar adolescentes con baja autoestima, complejos y dificultades para relacionarse con el resto de compañeros. Entre las niñas, la obesidad infantil o el sobrepeso incrementan el riesgo de sufrir otros trastornos de alimentación en la adolescencia como anorexia y bulimia.

  • Consecuencias a largo plazo:

Cuando un niño o joven es obeso. Se incrementa el riesgo de que lo sea en la edad adulta, de hecho, esto ocurre hasta en el 75% de los casos.

La obesidad en la edad adulta predispone a padecer enfermedades cardiovasculares, diabetes, osteoporosis, dislipemia (aumento del colesterol en sangre) y cáncer además de tener repercusión psicológica, social y laboral.

Los adolescentes obesos generalmente experimentan una significativa presión social, estrés y dificultades para cumplir las tareas de desarrollo. Suelen tener unos niveles mayores de ansiedad que pueden derivar en problemas psicológicos más severos como trastornos de alimentación, problemas de autorregulación emocional, síntomas depresivos, etc.

GEN O REGIÓN ESTUDIADA


  • PCSK1
  • FTO
  • FAM71F1
  • TBC1D1
  • FTO
  • MC4R
  • 1q23.3
  • 18q21.32
  • 3q27.3
  • 11q23.3