tellmegen logo
EL TEST DE ADN QUE ESTABAS BUSCANDOcomprar_testgenetico¡COMPRAR AHORA!

COMPATIBILIDAD
FARMACOLÓGICA

Metabolización Tacrolimus en Trasplantes

El tacrolimus (también FK-506 o Fujimycin) es un fármaco inmunosupresor usado principalmente después de trasplantes alogénicos para reducir la actividad del sistema inmunitario y así disminuir el riesgo de rechazo.

MECANISMO DE ACCIÓN

Fármaco inmunosupresor del grupo de los inhibidores de la calcineurina. Su mecanismo de acción se basa en la inhibición de la activación de los linfocitos-T al unirse a la proteína intracelular FKBP12, formando un complejo que inhibe de forma competitiva la calcineurina. Tacrolimus inhibe así la formación de linfocitos citotóxicos, que son los principales responsables del rechazo del implante. Inhibe la activación de las células T y la proliferación de los linfocitos B dependiente de las células T auxiliares, así como la formación de linfocinas al impedir la transcripción de un grupo concreto de genes de linfocinas (como las interleucinas 2, 3 e interferón-γ y la expresión del receptor de la interleucina-2).

CONTRAINDICACIONES

Hipersensibilidad conocida a tacrolimus, a otros macrólidos o a cualquiera de sus excipientes (riesgo de anafilaxia con la administración intravenosa por su contenido en aceite de ricino hidrogenado y polioxietilenado). Puede contener lactosa y por lo tanto evitar si existe intolerancia hereditaria a galactosa o malabsorción de glucosa o galactosa.

PRECAUCIONES

Durante el periodo post-trasplante inicial, deben realizarse controles de: presión sanguínea, ECG, estado neurológico y visual, niveles de glucosa en sangre en ayunas, niveles de electrolitos (en particular de potasio), pruebas de funcionalidad hepática y renal, parámetros hematológicos, valores de coagulación y determinación de proteínas en plasma. En caso de variaciones clínicamente significativas, considerar el ajuste de dosis del inmunosupresor.

Se dene realizar una monitorización adicional de las concentraciones de tacrolimus durante los episodios de diarrea.

El tacrolimus es un medicamento de aclaramiento lento: pueden pasar varios días antes de que los ajustes en la dosis se reflejen en los niveles en sangre.

Riesgo de hipertrofia ventricular o hipertrofia del septum principalmente en niños con concentraciones de tacrolimus en sangre más elevadas que los niveles máximos recomendados; en la mayor parte de los casos reversibles. También aumentan el riesgo de estas condiciones clínicas en caso de patología cardiaca previa, uso de corticosteroides, hipertensión, disfunción renal o hepática, infecciones, sobrecarga de líquidos y edema. Los pacientes de alto riesgo, deben ser controlados, utilizando ECG antes y después del trasplante y en caso de alteraciones, debe evaluarse reducción de dosis o cambio de agente inmunosupresor.

El uso de tacrolimus aumenta el riesgo de infecciones oportunistas y el posible desarrollo de trastornos linfoproliferativos asociados a infección por virus de Epstein Barr, sobre todo en niños muy pequeños (menos de 2 años), seronegativos para el VEB-VCA.

Debido al riesgo de sufrir alteraciones malignas de la piel se debe reducir la exposición a la luz solar y a los rayos UV durante el tratamiento.

EFECTOS SECUNDARIOS

Trastornos cardiacos: alteraciones isquémicas de las arterias coronarias, taquicardia.

Trastornos de la sangre y del sistema linfático: anemia, leucopenia, trombocitopenia, leucocitosis, análisis de hematíes anormal.

Trastornos del sistema nervioso: temblor, dolor de cabeza, convulsiones, alteraciones de la conciencia, parestesias y disestesias, neuropatías periféricas, mareo, dificultad para la escritura.

Trastornos oculares: visión borrosa, fotofobia, alteraciones oculares.

Trastornos del oído y del laberinto: acúfenos.

Trastornos respiratorios, torácicos y mediastínicos: disnea, alteraciones del parénquima pulmonar, derrame pleural, faringitis, resfriado, congestión nasal e inflamaciones.

Trastornos gastrointestinales: diarrea, náusea, trastornos inflamatorios gastrointestinales, perforación y úlceras gastrointestinales, hemorragias gastrointestinales, estomatitis y úlceras, ascitis, vómitos, dolores gastrointestinales y abdominales, estreñimiento, signos y síntomas gastrointestinales

Trastornos renales y urinarios: insuficiencia renal, fallo renal, oliguria, necrosis tubular renal, nefropatía tóxica.

Trastornos de la piel y del tejido subcutáneo: prurito, rash, alopecia, acné, aumento de la sudoración, quemazón y picor.

INTERACCIONES FARMACOLÓGICAS

  • Antiácidos: no administrar dentro de las 2 horas antes o después.
  • Ciclosporina puede inhibir potencialmente el metabolismo de tacrolimus mediado por CYP3A4: El tiempo de vida media de ciclosporina se alarga cuando se administra simultáneamente con tacrolimus y pueden producirse efectos nefrotóxicos aditivos/sinérgicos. No se recomienda la asociación de ciclosporina y tacrolimus, y debe tenerse precaución cuando se administra tacrolimus a pacientes tratados previamente con ciclosporina.
  • El tacrolimus tiene interacciones farmacológicas con antifúngicos (como ketoconazol, fluconazol, itraconazol y voriconazol), el antibiótico macrólido eritromicina o inhibidores de la proteasa del VIH. – Posibles interacciones con otros medicamentos con alta afinidad por las proteínas plasmáticas.
  • Inhibidores potenciales del metabolismo de tacrolimus: bromocriptina, cortisona, dapsona, ergotamina, gestodeno, lidocaína, mefenitoína, miconazol, midazolam, nilvadipino, noretisterona, quinidina, tamoxifeno, troleandomicina.
  • Evitar la toma elevada de potasio o diuréticos ahorradores de potasio.
  • Las vacunas pueden ser menos eficaces durante el tratamiento con tacrolimus. Debe evitarse el uso de vacunas vivas atenuadas mientras se esté tomando tacrolimus.

NOMBRES COMERCIALES

  • Advagraf ®
  • Modigraf ®
  • Prograf ®
  • Tacni ®
  • Tartrime ®

GEN O REGIÓN ESTUDIADA


  • CYP3A5
  • CYP3A4