Cáncer de cavidad oral y orofaringe

Son un tipo de tumores poco frecuentes, menos del 5%, que afectan al epitelio escamoso que recubre diferentes estructuras de la boca (labios, lengua, etc) y la orofaringe (amígdalas, garganta, etc.). Suelen cursar clínicamente con manifestaciones diversas en función de su localización. La supervivencia y el pronóstico son variables según la estructura afectada y el grado de diseminación.

Este tipo de tumores tienen una causa fundamentalmente ambiental predominantemente relacionada con el consumo de tabaco y alcohol, aunque la infección oral por el virus del papiloma humano (VPH), es cada vez más relevante, especialmente en pacientes no fumadores y no bebedores. Adicionalmente, el déficit de vitaminas fundamentalmente A y C, una escasa higiene bucal o roce de las prótesis dentales mal ajustadas, otras infecciones por el virus de Epstein-Barr, o la exposición a radiaciones ultravioletas en trabajadores al aire libre, también se han relacionado con los tumores de orofaringe y cavidad oral.

Síntomas

Frecuentemente aparecen a partir de los 50 años con formas clínicas muy variables que dependerán de su localización:

  • Lesiones en encías, lengua, amígdalas o revestimiento de la boca de color blanquecino o rojo.
  • Úlceras o llagas en el labio o en la boca que no cicatrizan bien.
  • Sangrado bucal constante.
  • Dolor en la boca, dolor de garganta, hinchazón o dolor en la mandíbula, dolor de oído.
  • Dificultad para tragar o masticar, mover la mandíbula o la lengua.
  • Sensación de cuerpo extraño atrapado en la garganta que no desaparece.
  • Cambios en el tono de la voz o voz nasal.
  • Un bulto o engrosamiento en los labios, la boca o la mejilla, en el cuello o en la parte posterior de la garganta.
  • Aflojamiento de los dientes o dolor alrededor de los mismos, dentaduras postizas que no se ajustan bien o resultan incómodas
  • Pérdida de peso.

Muchos de estos síntomas pueden estar presentes por enfermedades diferentes o incluso por otros tipos de cáncer. Es importante acudir al médico o al dentista si cualquiera de estos síntomas se prolonga en el tiempo para identificar su causa.

Prevención

Las medidas preventivas se centran en evitar los factores de riesgo:

  • Evitar el tabaco y el alcohol ya que son los factores de riesgo más importantes. Además, la combinación de ambos incrementa el efecto cancerígeno del tabaco. Dejar el tabaco también reduce en gran medida el riesgo de desarrollar estos cánceres, incluso después de años de uso.
  • Evitar la infección por el VPH frecuentemente asociada a transmisión sexual, o vacunarse contra la misma, preferiblemente en edades jóvenes, aunque también pueden recibirla adultos.
  • Limitar la exposición a la luz ultravioleta, o en caso de exposición al sol, proteger la cabeza del sol, utilizar protector solar y bálsamo labial con un factor de protección solar de al menos 30.
  • Mantener un peso y un patrón de alimentación saludables a base de frutas, verduras y cereales integrales, y que limite o evite las carnes rojas y procesadas, las bebidas azucaradas y los alimentos muy procesados, puede ayudar a reducir el riesgo de padecer estos cánceres (y muchos otros).
  • Realice revisiones dentales periódicas y mantener una adecuada higiene dental.

Número de variantes observadas

13,5 millones de variantes

Número de loci de riesgo

6 loci

Genes analizados

ADH1A AIF1L CCDC121 CDKN2B CLPTM1L H3Y1 OR52N2

Bibliografía

¿Todavía no te has hecho un test de ADN?

Adquiere tu test genético y descubre todo sobre ti.

starter
Test ADN Starter

Ancestralidad, Rasgos y Wellness

Comprar
starter
Test ADN Advanced

Salud, Ancestralidad, Rasgos y Wellness

Comprar
El test de ADN que estabas buscando
Comprar